Corcho, origen, proceso y elaboración. Parte 1.

Al descorchar una botella simplemente pensamos en el vino, dejando de lado el corcho, el cual es un elemento muy importante, que no solo sirve como elemento decorativo dentro un decanter, en la nota conoce más sobre el origen y el proceso de elaboración de este insumo.

¿De donde proviene el corcho?

El corcho se elabora de la corteza del alcornoque Quercus suber, este árbol que se encuentra esencialmente en el Mediterráneo occidental.

La corteza es gruesa y rugosa; Con el tiempo esta llega a tener un grosor considerable, y se puede recolectar de 9 (Cádiz) a 14 (Sierra de Espadán) años, según la calidad de estación en que se encuentre corcho, sobre todo por la cuantía y distribución anual de precipitaciones.

El Quercus suber, un árbol de porte medio, de hoja perenne, originario de Europa y del norte de África. Muy extendido antrópicamente por la explotación de su corteza de la que se obtiene el corcho. Sus hojas tienen de 4 a 7 cm de longitud, pueden ser lobuladas o aserradas, de color verde oscuro en el haz y más claras por el envés. Sus bellotas son de 2 a 3 cm de longitud.

A media que va creciendo el Alcornoque se va engrosando su tallo, acumulando hacia el exterior de la madera células muertas y huecas, lo que será el corcho. Esta capa aísla y protege las zonas más sensibles del árbol. El alcornoque tiene la propiedad de regenerarse permitiendo generar capas que pueden ser extraídas sin perjudicar al árbol, los que viven aproximadamente 150 y 250 años.

En la primera extracción la que se realiza a los 30-40 años de edad se extrae un corcho de inferior calidad denominado bornizo. Este corcho es la corteza original del árbol, que debido al incremento de la circunferencia desde el tallo inicial hasta el tronco maduro presenta profundas grietas que impiden extraer planchas regulares. Este es el corcho que se emplea en muchas localidades como adorno en los belenes, simulando rocas o montañas. A partir de entonces se puede recolectar cada 9-14 años. La recolección del corcho es completamente manual.

El alcornoque es una especie propia de la región mediterránea occidental, cultivándose extensamente en España, Portugal, Argelia, Marruecos, Francia, Italia y Túnez.

Existen alrededor de unos dos millones de hectáreas, repartidas en un área que se extiende desde la península Ibérica a la costa dálmata, y por el sur desde Marruecos a Túnez, comprendiendo también las islas de Córcega y Cerdeña. Esta localización occidental en la región mediterránea, y dentro de ella sus preferencias por las localidades más sometidas a influencias atlánticas, delatan unas ciertas exigencias en cuanto a humedad y temperatura. Los países con mayores masas son Portugal y Argelia.

Historia del corcho

Hay conocimiento sobre el uso del corcho para tapado para la conservación del vino desde el imperio romano. Estos eran grandes conocedores del vino, de sus secretos y de sus efectos afrodisíacos y embriagadores. Utilizaban para tapar las ánforas un trozo de corteza de alcornoque envuelto en brea o resina. Hasta ese momento los griegos se habían limitado a extender sobre la superficie del vino que conservaban en ánforas, una copa de aceite que lo protegía el vino de la oxidación.

Tras la caída del imperio romano no se tienen documentos de la utilización del alcornoque, tan sólo sabemos que utilizaban cilindros de madera rodeados de esparto o cáñamo empapado en aceite como tapones.

Una teoría asegura que el tapón de corcho que sirve para cerrar las botellas de vino fue ideado a comienzos del siglo XVIII por un monje benedictino francés en un viaje de peregrinación a Santiago de Compostela. Aunque el corcho era conocido desde tiempos remotos, no empezó a ser usado como tapón hasta este momento. Ese monje se llamaba Dom Pierre Pérignon, inventor del popular vino espumoso de Champagne, quien se fijó en las bondades del corcho como cierre de las vasijas usadas por los peregrinos a modo de cantimploras, tras lo cual dedujo que podía ser el material ideal para cerrar las botellas de vidrio de forma casi hermética y conseguir una mejor elaboración de su conocido Champagne.

El corcho tiene unas características innatas únicas, resistente, ligero, aislante térmico, acústico, impermeable a líquidos, elástico, compresible, ignífugo e hipoalergénico, y 100% natural, renovable y biodegradable.

¿Como se obtiene el corcho?

Para poder obtener corcho no es necesaria la tala del árbol, ya que la corteza es extraída del alcornoque cada 9 -10 años, es lo que se conoce como saca o pela, permitiendo que el árbol vuelva a regenerar esta corteza durante toda su vida.

Durante el verano se realiza la extracción del corcho, ya que es cuando el árbol se encuentra en plena actividad vegetativa. Y se regenera cada nueve años. La extracción se sigue haciendo manual, con hachas.

Dada su elasticidad, el corcho es indispensable para cumplir con una doble función, por un lado, permitir la microoxigenación del vino (algo que facilita que evolucione de manera lenta y progresiva); por otro, protege el interior de la botella del exceso o defecto de humedad ambiental del exterior.

La porosidad e impermeabilidad son dos factores que resultaron determinantes para que, a mediados del siglo XVIII, y gracias a su capacidad de contraerse con los cambios de presión y temperatura, el uso del corcho para cerrar las botellas de vino se consagró de manera definitiva para los vinos.

La industria europea del corcho produce 340 000 toneladas de corcho al año, por un valor de 2,5 millones de euros (a un valor promedio de 0,7 céntimos de euro por kilo de corcho), y da empleo a 30 000 personas (con una excelente relación de un empleo creado por cada 83 euros de corcho). Los tapones para vino representan un 15% del uso del corcho en peso, pero representa un 80% del negocio.

La presencia de insectos, culebrilla del corcho, Coraebus undatus o daños por sequía o defoliadores pueden debilitar esta capa y hacer que se dañe fácilmente durante la extracción, lo que compromete la calidad de futuras extracciones. La experiencia del técnico para poder reconocer estas situaciones y en todo caso para realizar la extracción sin dañar la madre es fundamental.

Una parte importante de la industria de corcho reside en España (especialmente en Andalucía y en el sur de Extremadura), en donde se produce alrededor del 30% de la producción mundial.

Javier Giacomelli.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.